Al Pucela sólo le frenó el VAR en el Camp Nou

Tan solo desde los once metros pudo el Barça con el Real Valladolid. El equipo blanquivioleta brilló en el Camp Nou, con un trabajo defensivo espectacular y ocasiones para marcar, y logró anular al ataque culé. Pero un penalti al final del primer acto dejó sin premio a los de Sergio González.

Con un once inédito esta temporada, el Pucela salió confiado al campo del líder. Tres centrales, y un mediocentro con Míchel y Anuar, sirvió para controlar el potente ataque blaugrana. Calero, Kiko Olivas y Joaquín, apoyados en el enorme esfuerzo de los carrileros Antoñito y Nacho, obtuvieron un sobresaliente mientras que los dos centrocampistas impedían al rival llegar con claridad.

De hecho, las primeras ocasiones fueron para el Real Valladolid. Las salidas a la contra eran peligrosas y antes del minuto cinco se dispuso de dos córners y una llegada para sorprender en Barcelona. El equipo local tomó el mando pero el Pucela jugó sin complejos, muy seguro en labores defensivas y vertical con balón, buscando a Ünal, Guardiola y Verde. Con presión en tres cuartos de campo y cerrando los espacios para evitar que los jugadores del Barça pudiesen combiar con comodidad.

La primera mitad transcurrió sin ocasiones claras. El Pucela lo intentó con centros al área mientras el Barça trataba de hilar cerca de la portería rival, pero ni uno ni otro veía puerta ni inquietaba demasiado a los porteros.

De llegar, el gol tenía que hacerlo a balón parado. Y así fue, de una forma cruel para el Pucela. El colegiado consideró penalti sobre Piqué en una jugada muy discutida, y Messi convirtió a pesar de la estirada de Masip, que rozó el balón. Era el minuto 43, y el Pucela antes del descanso tuvo una ocasión que Piqué salvó in extremis.

 

Otro penalti que salva Masip
El segundo acto estuvo más abierto. El FC Barcelona hizo méritos para conseguir un segundo gol pero allí estaba la sólida defensa blanquivioleta, aguerrida, segura, solvente, de muchos quilates. 

El Real Valladolid dispuso de varias a la contra pero faltó precisión los últimos pases, o en los disparos. El paso de los minutos favoreció a los locales, ya que los blanquivioletas acusaron el titánico derroche físico realizado. Y entonces emergió la figura de un Jordi Masip inmenso, magnánimo. 

El portero se encargó de solventar las más claras de los culés, un mano a mano de Boateng y otro de Suárez en el 65′. El Pucela pagaba el cansando y cada vez era más difícil inquietar a Ter Stegen, ni siquiera con el debut de Stiven Plaza y la entrada al campo de un Toni que tuvo que retirarse, lesionado, unos minutos más tarde. Keko ocupó su lugar.

Pasaban los minutos y, aunque estaba más cerca el 2-0, cualquier opción era posible. No obstante, la más clara la tuvo de nuevo Leo Messi, desde los once metros. Un penalti sobre Coutinho, esta vez claro, llevó al argentino al punto de penalti. Eligió el mismo lugar, su derecha, y allí apareció un felino Masip para mantener encendida la llama de la esperanza. Sin embargo, el partido llegó al final sin el empate.

El Real Valladolid sale del Camp Nou reforzado. No con puntos, pero sí en sensaciones tras un partido brillante. El próximo domingo, en el Estadio José Zorrilla, a por la victoria ante el Betis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s