El Pucela cae de pie frente al líder

El Pucela arrinconó la última media hora al Sevilla, el líder de la primera división, como ya hiciera en Balaídos contra el Celta, en el Bernabéu frente al Madrid y en Zorrilla ante el Barça. Loa blanquivioletas cayeron tras una mala primera parte en donde el gol con error en cadena de Borja, Nacho y Joaquín condenó a los visitantes, que eso sí, rozaron el empate en la segunda parte.

El Sevilla F.C. tuvo que dar su mejor versión porque el Real Valladolid, aunque sólo tenga un día regular, obliga al contrario a no despistarse ni un segundo. Ni al contrario ni a los árbitros, que anularon dos tantos a un Enes Ünal (el primero tremendanente dudoso, pues fue por un fuera de juego posicional de Toni Villa que ni interfiere al resultado del disparo) enchufadísimo en la última media hora que jugó en el Sánchez Pizjuán, puesto que Sergio apostó en esta ocasión por Duje Cop de salida.

El turco fue el referente en ataque, tras los dos goles anulados, apareció la zurda de oro; dos tiros envenenados de Verde que pudieron acabar en gol. ¡Cómo la pega el italiano!

En el descuento, cuando sólo Vaklic podía evitar el empate por el que había corriendo hasta la extenuación el Pucela en la segunda parte, el arquero hizo un paradón a un remate tremendo de Unal.

No fue la parada de la tarde porque antes Masip, inspiradísimo, había sido un cerrojo en la puerta del Pucela. Sólo André Silva, a la media hora de juego, había conseguido descerrajarle un cabezazo a quemarropa para marcar a la media hora de juego el gol de la victoria de un Sevilla F.C. que fue superior al Real Valladolid en la primera parte en  ataque, que no le dejó correr cuando perdió el balón con constantes faltas tácticas y que acabó pidiendo la hora al final porque no pudo cerrar el partido en sus opciones al contraataque que le brindó un Pucela que con el paso de los minutos lo intentó con todo lo que tenía.

¿Pudo empatar el Pucela? Indudablemente. Al margen de merecimientos y legalidades (el Pucela reclamó la decisión de Del Cerro Grande en el primer tanto anulado a Ünal), ese rocoso Sevilla sudó la gota gorda para sujetar las embestidas de un Real Valladolid que tuvo fe en que podía empatar y metió el miedo en el cuerpo del ahora líder. Faltó muy poco para dinamitar el liderato sevillista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s