La solidez defensiva, por Luis González

El Real Valladolid ha iniciado su andadura en la Liga Santander de una forma sorpresiva. Durante los últimos años, el juego del conjunto blanquivioleta se caracterizaba por el toque de balón y el marcar más goles que los rivales. Sergio González le ha dado la vuelta al plan de la última década, a una visión del juego como la que trajo Mendilibar a Pucela.

Ese juego del técnico vasco era muy vistoso; buen repliegue defensivo, presión alta y rápida salida de balón. Aunque Sergio está lejos de ese “Mendi” que enamoró a los aficionados, ya se puede empezar a ver, claramente, a qué juega el Valladolid. En Girona el estreno estuvo un tanto descafeinado. El Pucela, el equipo con menor presupuesto de la primera división y con una plantilla a medio hacer se enfrentaba a la revelación de la temporada pasada. Sin agobios, los de Sergio pudieron aguantar el 0-0.

La segunda jornada deparó un partido muy atípico, Zorrilla se vestía de gala en su vuelta a la primera división para recibir al favorito al título y que lo tendrá que defender, el FC Barcelona. Tras un comienzo en el que los visitantes fueron superiores, poco a poco el Pucela se fue haciendo con el control gracias a una defensa muy férrea y a toques rápidos para llegar arriba. Al final del encuentro se vio a un conjunto de Sergio González tremendamente activo, con un físico como el que terminó la liga pasada. Eso hizo que el Real Valladolid empatara (aunque luego se anulara) y rondara el peligro casi a cada minuto. Una presión atosigante que impedía hacer jugar al rival.

En la tercera jornada, en el Coliseum Alfonso Pérez, el equipo capitanizado por Javi Moyano fue un calco de lo mostrado en Montilivi, pero con mucho más cuerpo. Defensa muy uniforme, presión muy alta y juego muy rápido. Las señas de identidad del nuevo Pucela estuvieron muy presentes. Tres partidos jugados, sólo un gol encajado frente al todopoderoso Barça. Masip ya es el portero menos goleado de la Liga Santander.

Toni Villa marchándose de Messi ante la mirada de Alcaraz. Foto: La Liga

Una sistema que comienzan a sentir como propios todos los jugadores de la plantilla. El primero que defiende es Unal, Los extremos bajan y suben y no dejan a los laterales rivales tranquilos en todo el encuentro. El centro del campo es el primer “stopper”, la experiencia de Borja Fernández, sumado a la juventud de Anuar y la calidad de Alcaraz están convirtiendo la medular del Pucela en una maravilla. La defensa, tan criticada en la temporada de segunda división, está siendo el baluarte. Un Masip espectacular, un Nacho recuperado para la banda izquierda, Moyano, al que no se le notan tanto las deficiencias técnicas gracias a su entrega y empuje y una pareja de centrales que, con la llegada de Joaquín Fernández va a ser temible. Caso aparte es la progresión de Calero, el de Boecillo sabe que si rinde a su nivel, el año que viene jugará en un grande; cualidades no le faltan.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s