Conflicto en el VRAC

Debido al incidente que envuelve un canterano jugador del VRAC, mostraremos a continuación la carta enviada por el secretario de la Federación de Rugby Castellano y Leonesa, Carlos Palacios, y la respuesta del Presidente del VRAC, Jose María Valentín Palacio:

“Estimado Presidente,

He leído con pesadumbre resignación las declaraciones públicas que has efectuado cuando se ha hecho pública la sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid que ratifica y corrige al alza en algunos extremos la condena por abuso sexual a un jugador de las categorías inferiores de tu club.

Efectivamente tuviste, nada más ocurrir los hechos, conocimiento en primera persona, tú y tus directivos en ese momento (algunos ya no están y me consta que tuvieron mucho protagonismo en la decisión de no tomar ninguna decisión) pero te lavaste las manos y miraste para otro lado, quizás también por relaciones familiares y/o de amistad con el condenado y su entorno.

Ahora, la decisión que anuncias de modificar el “código de conducta” de cara a la galería es sencillamente una burda farsa. Hay hechos y conductas que no necesitan estar en el papel ni ser consentidas por un deportista como condición para jugar en un equipo.

Confundes la conducta con el honor que tanto predicáis en vuestro club. Es una cuestión de eso, de honor. Y lo habéis mancillado gravemente.

A las personas se les juzga por sus acciones, y si hubiérais sido hombres de honor hubiérais “invitado” discretamente al abandono sin ruido de vuestro club a este jugador. Al menos cuando fue condenado el pasado enero de 2018.

Pero no lo hicisteis. Preferisteis poneros de perfil y mal asesorados lo justificas con la presunción de inocencia, cuando ya era culpable y condenado por un delito que, por unos meses, hubiera supuesto una pena o condena de hasta 9 años de prisión, como así lo señalaron los magistrados de la Audiencia al dictar las medidas cautelares en noviembre de 2017 que conocías también y os hicisteis los ciegos, sordos y mudos.

Al no hacerlo, además de incumplir con vuestro deber ético y moral para con vuestros socios, técnicos, jugadores y la propia sociedad, habéis perjudicado gravemente al “menor” al señalarle ahora directamente para intentar salvar vuestra incompetencia y mal hacer.

Será vuestra masa social la que decidirá, y los padres de los propios jugadores de ambos sexos qué han ignorado esta situación que habéis ocultado en todo momento, aunque lo procedente quizás sería replantearos vuestra actuación negligente y permisiva, y actuar en consecuencia.

Firmado.-

Carlos Palacios

Abogado y Secretario General de la Federación de Rugby de Castilla y León”.

 

A la vista de la “carta abierta” dirigida al Presidente del VRAC por D. Carlos Palacios, quien la firma como abogado y Secretario General de la Federación de Rugby de Castilla y León, y que ha sido publicada en un medio de comunicación, el Club, representado por su Presidente, quiere hacer público lo siguiente:

En primer lugar, que, desde el Club se entiende el disgusto y la frustración que destila la carta publicada, dado el interés personal que el autor de la misma tiene en el asunto al que se refiere. El Club, igualmente, y como no podría ser de otra manera, se solidariza de manera incondicional con la víctima, y repudia absolutamente loa hechos acontecidos.

Pero ese interés personal del firmante de esa carta abierta, no le autoriza a usar su cargo como Secretario General de la Federación regional de Rugby para cargar contra el VRAC y contra su Presidente, lanzando dolorosas afirmaciones y graves acusaciones que se basan en presunciones inaceptables. Esta respuesta a esa insólita carta, es mucho menos vehemente de lo que debería ser, precisamente, en atención al interés de la víctima.

Nunca nadie, jamás, se ha dirigido formalmente al Club para comunicar nada relativo a este asunto. Ni una parte, ni la otra, ni el Juzgado. Nadie. El Club no conoce, ni puede conocer, mas allá de las informaciones aparecidas en la prensa, la Sentencia del Juzgado ni la de la Audiencia Provincial. Nadie ha solicitado jamás al Club que se iniciara un expediente por estos hechos, y nadie, al parecer, ha pedido nunca que se adoptara judicialmente o por las autoridades deportivas, incluida la propia federación de Castilla león de Rugby, una medida cautelar que impidiera al agresor seguir vinculado al Rugby anulando su ficha federativa, como imaginamos, igual ha sucedido con otros ámbitos de su vida, como su colegio o instituto, el lugar donde vive, u otras instituciones o entes a los que pueda estar vinculado.

El autor de la carta da por sentado que todos conocen lo que él conoce. Y no es así. De hecho, le instamos a proporcionar la Sentencia al Club para poder incoar un expediente para su expulsión del mismo, lo que, no dude nadie, se hará. La Junta Directiva celebrada en el da de hoy, a la vista de las informaciones periodísticas aparecidas los pasados días, que considera veraces y acredita la firmeza de la sentencia , ha decidido apartar del club al jugador implicado mientras se tramita el expediente de expulsión.

Es llamativo que quien firma una carta como abogado, pretenda luego que se actúe como sugiere, al margen de la legalidad, en base a rumores, y de forma impulsiva. Le guste o no, la presunción de inocencia existe, y no puede interpretarse al antojo de cada cual, y menos por quien firma una carta como jurista. Sin una solicitud de nadie, sin conocer ninguna de las dos sentencias, el Club sólo ha podido estar pendiente de lo que ha conocido por la prensa y actuar en consecuencia. Y, hasta que una sentencia penal es firme, el Club no puede acordar ninguna medida que el propio Juzgado no ha acordado.

El autor de la carta está cuestionando gravemente el honor del VRAC y el de su Presidente, simplemente por no haber actuado conforme a él le parece que debió actuarse, según su muy subjetiva posición en los hechos. Unos hechos que nada tienen que ver, por cierto, con la actividad del Club, al que el autor de la carta, pretende responsabilizar, denostar y dañar con su carta, sin meditar el daño que la misma hará a la propia víctima. El Club, que ha debatido esta cuestión ampliamente, ha mantenido una posición objetiva desde la escasa información de la que ha dispuesto.

Por doloroso y grave que sea el caso, en el que, insistimos, el Club se pone incuestionablemente del lado de la víctima y contra el agresor condenado, el VRAC no va a tolerar que se cuestione su honor, el de su Presidente y el de sus directivos, menos aún por quien usa indebidamente su cargo en la Federación autonómica para hacerlo, y, se reserva el derecho a adoptar las medidas legales procedentes contra el autor de la carta y contra la propia Federación Regional.

José María Valentín-Gamazo García

Presidente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s