Mayte Martínez: “El atletismo me eligió a mí”

Hace unos días tuvimos la oportunidad de charlar con Mayte Martínez (Valladolid, 17 de mayo de 1976), que nos recibió en el Ayuntamiento de Valladolid. Recordamos la época en la que nos traía éxitos deportivos, su actual papel en la Casa Consistorial a través de su puesto de concejala por el Partido Popular; además de comentar el estado actual de los equipos de la ciudad y el atletismo.

Pregunta: ¿Por qué atletismo?

Respuesta: El atletismo me eligió a mí. He sido una niña muy movida, iba corriendo a todos los sitios. Inicialmente estuve practicando otros deportes como gimnasia o kárate, pero desde que era muy pequeña aprendí casi antes a correr que a caminar. Pusieron atletismo en el colegio de mi pueblo, Santovenia de Pisuerga cuando tenía doce años, y ahí se inició todo.

P: ¿Se podía vivir del atletismo cuando empezabas a competir a un alto nivel?

R: En el atletismo, quitando personas o deportistas que hemos llegado a lo más alto, es complicado. Yo, afortunadamente pillé una buena época. En mis diez años como profesional de élite entre 2000 y 2010 era una época con buenos patrocinadores. En mi época teniendo un nivel medio-alto se podía tener un sueldo digno.

P: ¿Es tan duro el atletismo cómo lo parece por televisión?

R: Si. Aunque depende de la disciplina. En términos de agonía física no es lo mismo unas pruebas que otras, pero en general el atletismo se puede ver que es duro. Llevas tu cuerpo a exigirse más de tu límite.

P: Tuviste muchos problemas de lesiones y te costaba entrenar. ¿Dónde hubiera estado el techo de Mayte Martínez de no haber pasado por ello?

R: No lo sé. Tampoco me gusta hablar sobre hipótesis. He conseguido grandes medallas en campeonatos del Mundo y de Europa en algo tan complicado como el atletismo, así que tienes que pensar que he dado el 100% durante mi carrera. Lo que sí me han hecho las lesiones es convertirme en una persona más dura. La respuesta fácil sería decir que sí que hubiera conseguido más medallas, pero los resultados son los que son.

P: Muchas medallas en tu palmarés, pero, ¿no tienes la espina de las olimpiadas clavada?

R: Sobre todo siento no haber podido estar en una final olímpica, porque clasificarse no era tan imposible. Sídney 2000 era mi primer año a nivel profesional. Aunque hice un gran papel, no pude entrar en la final. En Atenas tenía opciones de estar en la final, pero cuando me fui a preparar los juegos a Navacerrada me entró una otitis aguda y llegué muy justa a los juegos de Grecia. En 2008 tenía muchas opciones de poder hacer un buen papel, pero después del mundial de Valencia me tuvieron que operar por una fascitis plantar, no quedé bien y me impidió ir a los Juegos Olímpicos de Pekín.

P: ¿Cuál fue tu mejor momento como profesional?

R: Ha habido muchos, pero la medalla de bronce de Osaka fue el culmen y el premio a muchos años de entrenamiento y sacrificio.

P: Antes de ese mundial sufriste una crisis de ansiedad, es de valorar que al final sacaras ese resultado tan positivo y pudieras llevarte finalmente la medalla. ¿A qué se debía esto?

R: La competición y el nervio forman parte del deporte de élite. Yo siempre he sido y sigo siendo una persona nerviosa, pero manejas las situaciones, sabes que te juegas mucho. En el atletismo te juegas el trabajo de todo el año en unos días. Eso hace que el estrés sea muy grande. Me pudo un poco la presión, se esperaba mucho de mí. Tras hablar con la psicóloga de la federación camino de la competición pude competir bien y sacar la medalla.

P: A finales de los 90 y principios de los 2000 en el atletismo nacional y sobre todo en el de Castilla y León tuvo una repercusión muy grande en atletas como Marta Domínguez, Manolo Martínez, Isaac Viciosa, Abel Antón, Juan Carlos Higuero y la propia Mayte Martínez, que trajeron éxitos y medallas para el atletismo regional en pruebas internacionales. ¿Qué recuerdas de esa época?

R: El atletismo de Castilla y León siempre ha gozado de una gran salud, y vivió una época dorada muy buena. En lanzamiento, en fondo y medio fondo, que es donde el atletismo castellano – leonés ha destacado. Coincidir con ellos en carreras o eventos de la federación y formar parte de este equipo ha sido muy importante y motivacional para mí.

P: ¿Viste la carrera de Óscar Husillos? ¿Fue justa la descalificación?

R: Creo que sí fue justa. Hay que agradecer la honestidad de Óscar, aunque creo que fue injusta en el sentido de que hubiera ganado igual pese a pisar la línea. No obstante, en el atletismo hay una norma muy clara en la que si pisas la línea de la calle interior de la curva es descalificación. Aunque nos emocionó mucho con su carrera, fue triste la descalificación.

P: El fútbol nos tiene mal acostumbrados, ¿eso hizo que todo el mundo protestase la descalificación de Husillos?

R: En fútbol puede haber decisiones más subjetivas, pero esto es algo objetivo y atendiéndote a la legalidad es un hecho demostrable y objetivo. Del atletismo sólo se habla si hacemos una medalla importante. Ojalá a partir de aquí haya más visibilidad.

P: ¿Esta visibilidad ha cambiado en los últimos años?

R: Con Raúl Chapado, el nuevo presidente, al ser más joven da más importancia a las redes sociales, a los medios de comunicación. Pero si tú vas sobre todo a mirar la prensa escrita ves que son contadísimas las veces en las que salen noticias de atletismo. Ojalá con la generación nueva haya más visibilidad en los medios, lo que provoque la llegada de más patrocinadores.

P: Con nombres como el de Husillos, el berciano Saúl Ordoñez, el segoviano Raúl Guerra o la soriana Marta Pérez entre otros, ¿se avecina una nueva época dorada de jóvenes atletas castellano-leoneses y españoles?

R: Es para ilusionarse. Tenemos unos cuantos atletas de Castilla y León que prometen mucho y sería muy bueno para ellos Que se pudiera repetir aquella época dorada de los finales de los años 90 y principios de los 2000. Creo que tienen potencial, son jóvenes, les queda una larga trayectoria atlética por delante y ojalá se consoliden y sigan dando muchas alegrías a nuestro atletismo.

P: ¿Cómo se ve esto desde las escuelas, desde la base?

R: Se está trabajando muy bien. Hubo unos años cuando yo empecé que había muchos niños, pero después hubo algo de vacío. Sin embargo, en los últimos años se está haciendo una gran labor desde las escuelas y los clubes. Ahora hay muy buenos jóvenes y ojalá se consoliden.

P: Es conocida en Valladolid por su otra faceta. Beitia, Marta Domíngez, Fiz… ¿Por qué tanto atleta en política?

R: No puedo hablar en su nombre. En mi caso, siempre me he considerado una persona muy comprometida e implicada con Valladolid, llevando su nombre con orgullo por todos losrincones del mundo. Por diferentes factores, se dio la circunstancia de que me propusieron para ir en la candidatura del Partido Popular en Valladolid, y acepté encantada.

P: ¿Qué valores comparten la política y el deporte?

R: Yo creo que comparten bastantes valores. Como en el deporte, aunque solo se vea la parte ‘bonita’, detrás de eso hay mucho trabajo. Primero la pasión, además de la ilusión y el trabajo, el compromiso es fundamental… la dedicación, el esfuerzo, la disciplina, el compañerismo… aunque haya veces que pueda no darse.

P: ¿Dónde se dan más codazos, en una carrera de 800 metros o en política?

R: Gracias a Dios (risas), en política no he sufrido ningún tipo de codazo. A día de hoy, tengo que decir que he sufrido más codazos en el 800 que a nivel político. Pero es verdad que yo llevo muy poco tiempo aquí. Si lo extrapolas al ámbito nacional, por lo que lees, hay veces que no se juega limpio. Eso es lo que peor llevo pues siempre he sido una persona que cree en el trabajo, en el esfuerzo, e igual que estoy en contra del doping (dopaje), también creo que en la política no todo vale. Un político debe vestirse por los pies y hacer sulabor con la mayor honestidad y sin hacer daño a la gente.

P: Política o deporte, ¿Dónde tiene más visibilidad la mujer?

R: Yo creo que en ambos. Es cierto que queda camino por recorrer, pero considero que hemos avanzado muchísimo. La mujer tiene el lugar que le corresponde y lo ha ganado por mérito propio. Ahora tenemos mucha más visibilidad y aunque haya mucho más por hacer, vamos por
el buen camino.

P: ¿Se ve en la alcaldía de la ciudad?

No (risas), es algo que nunca me he planteado. En deporte sí que he sido una persona muy ambiciosa, en política no tengo esa ambición. Creo que tengo compañeros y compañeras que están muchísimo más preparados y formados que yo, y les veo más capacitados.

P: ¿Vas a ver a los equipos vallisoletanos los fines de semana?

R: Sí, intento ir todo lo que puedo. En Valladolid tenemos grandísimos equipos, por lo que es imposible ir a ver a todos, pero sí que intento ir todos los fines de semana a ver algún partido de los equipos de élite.

P: ¿Qué le da más repercusión a la ciudad?, ¿Pingüinos, la Semana Santa, la Seminci o los éxitos deportivos de equipos como en rugby?

R: Son cosas que no son incompatibles, todo suma. En Valladolid tenemos la grandísima suerte que a nivel deportivo y cultural somos un grandísimo referente para España. Cada una atrae a un tipo de público, pero todas son igual de importantes.

P: ¿Subirá el Real Valladolid?

R: Ojalá, tiene posibilidades de estar en los playoff y tiene muchísima gente apoyándolo. Espero que el cambio de entrenador sea un repulsivo y motive a los jugadores. Es el deporte que más aficionados mueve y que más repercusión social genera en la ciudad, por lo que, que entrara en la División de Honor, sería ideal para el propio equipo y para la ciudad.

P: ¿Dónde está el techo del Balonmano Aula?

R: Cuando las veo jugar me fascinan, porque creo que es un equipo muy joven pero muy luchador, con muchísima garra, que se mide a equipos inicialmente con jugadoras de más nombre. Creo que está haciendo un gran papel y que tiene posibilidades de jugar en Europa y sería muy positivo, pues las daría mayor repercusión y visibilidad. Están haciendo un gran trabajo a pesar de las ausencias que este año han tenido, están haciendo una temporada espectacular.

P: ¿Eres del VRAC o del Chami?

R: Soy de los dos (risas). Tengo amigos en los dos equipos, ambos hacen las cosas francamente bien. Siempre que juegan separados, siempre quiero que gane uno de los dos. Cuando juegan el derbi, tengo uno que es un poquito más favorito, pero prefiero no decirlo.

P: El balonmano masculino y el basket están trayendo muchos éxitos a la ciudad tras su desaparición hace 3 años, ¿son un ejemplo de que el Ayuntamiento debería apostar mucho más por el deporte?

R: Hay un esfuerzo importante desde el Ayuntamiento con las subvenciones, pero es cierto que además de este apoyo de las instituciones, tampoco un equipo de élite puede depender única y exclusivamente de las ayudas municipales, por lo que deben buscar patrocinadores. Ojalá se les pueda incrementar, poco a poco, las ayudas y las cuantías, pues un poco de dinero puede hacerles traer uno o dos jugadores más y, con eso, la diferencia pueda ser de intentar no descender a mantenerse en la misma categoría o ascender.

P: ¿Está descartado el Valladolid Arena?

R: No tengo ni idea, cuando se habló del tema no estaba en política. No lo he seguido con detenimiento y no he vuelto a oír nada al respecto. Como teoría es fabulosa, pero es cierto que la política no es solo hablar sino sentarse y hacer números y hablar sobre cosas sostenibles, pues el dinero es de todos los ciudadanos y no se puede despilfarrar.

P: ¿Cómo puedes compaginar la política con tu pasión?

R: Con muchos quebraderos de cabeza, porque ya no es solo el trabajo en el ayuntamiento, sino que soy la directora de la Escuela de Atletismo, voy allí a entrenar, a las competiciones. Hay veces que necesitaría días de 35 horas para que me diera tiempo a hacer todo. Antes el atletismo era mi prioridad y todo giraba en torno a él, ahora es al revés, aunque es mi pasión, es un hobbie y es más importante el trabajo y la familia y en los huecos que tengo libre intento encajarlo.

P: Sabiendo del éxito que tiene el atletismo en la ciudad, ¿Está bien representada Valladolid con carreras populares? Ríos de Luz, Media maratón universitaria, Carrera de la Antigua, Cross de las 12 uvas, etc.

R: Sí que hay un número bastante importante de carreras, no sino en Valladolid capital sino en la provincia. Es importante que haya carreras, pero también es verdad que si un mismo fin desemana hay cuatro, al final se deslucen todas porque la gente se va repartiendo. Quizá le falte alguna de más renombre nacional, como media maratón, que estuviera más consolidada y trajera a la élite nacional o internacional.

P: En el caso de que tuvieras la oportunidad de conseguirlo, ¿tendría maratón Valladolid?

R: Sí que me gustaría, pero un concejal no puede dejarse guiar por sus gustos. A fin de cuentas la política es un trabajo en equipo y las decisiones no pueden ser unilaterales. A mí sí me haría muchísima ilusión que pudiera haber una competición de renombre y de élite en Valladolid.

P: ¿Le produce lo mismo el atletismo ahora que no es lo primero en su vida?

R: Aunque es un hobbie ahora me lo estoy tomando con bastante seriedad e intento hacer todos los entrenamientos encajándolos a mi agenda. Antes tenías más responsabilidad porque es tu trabajo y aunque fuera lo que me gustaba, también era lo que me daba de comer. Ahora sigo
compartiendo la misma pasión, antes me pagaban por correr y ahora es al revés, como atleta tengo que pagar por todo (risas).

P: ¿Qué le dirías a una niña o un niño para que se apuntara a atletismo?

R: Lo positivo que tiene es que tienen cabida niños de todo tipo y esta variedad puede ser muy positiva pues pueden trabajar varias disciplinas de atletismo de forma muy lúdica y es uno de los factores claves para que los niños de Valladolid se apunten.

P: ¿Su hija comparte el gusto por el atletismo?

R: Ella tiene 4 años, por lo que es muy pequeñita, pero dentro de un año y medio sí me gustaría apuntarla a nuestra escuela (risas). Ella aunque lo ha visto desde muy pequeña, ahora por primera vez (compito) a pista cubierta y me ha visto correr con la gente diciendo mi nombre y aplaudiéndome, ella no sabe exactamente lo que es pero mis padres y mi marido me dicen que cuando ella me ve correr se pone súper nerviosa y cuando me anima lo hace como “Mayte Martínez” y la digo que ella lo tiene que hacer como “mamá”, pues así ya sabré que es ella. Sí me gustaría que ella fuese conocedora de eso y le pique este mismo gusanillo que me picó a mí por el atletismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s