El Pucela está igual que el 1 de octubre, por Luis M. Fernández

¡No debemos valorar la situación en función de los resultados! Los aficionados tienden a valorar a su equipo en función de los resultados, si ganamos el equipo es bueno, la labor del entrenador es fabulosa y si perdemos la cosa cambia, el equipo no vale para nada, el entrenador es un inútil…

Por todo ello debemos tener una valoración más profunda y hacer un análisis de la situación, que en este caso, está viviendo el Real Valladolid.

El equipo, a día 14 de noviembre de 2017 es el mismo que el día 1 de octubre. Tenemos los mismos problemas y las mismas virtudes excepto una, no marcamos en todas las ocasiones que tenemos (algo lógico). Este pequeño detalle (gran detalle) está marcando todos los comentarios que podemos leer en prensa o escuchar en la radio desde hace 15 días.

Defensivamente desde la jornada 1 encajamos demasiados goles, recuerdo hacer un análisis de ello hace unas cuantas semanas. ¿De quien es el problema? del entrenador que no sabe defender… de los jugadores que no saben marcar… del equipo, que es demasiado ofensivo… de que tenemos mala suerte (esto ya me parece la leche).

En un deporte en el que juegan 22, y en el que en cada segundo las variables cambian, ¿Podemos pensar en un único problema? Evidentemente NO.

El equipo es demasiado ofensivo, subimos con los dos laterales en la misma jugada (uno centra y el del otro lado remata) y dejamos sólo a dos centrales más el stopper (medio defensivo) en posiciones retrasadas (un problema), por otro lado tenemos unos centrales que NO marcan, no se preocupan del jugador que remata y sólo miran al que centra (grave error), por otro lado los volantes (jugadores que actúan por delante de los laterales) no hacen coberturas ni permutan en los puestos defensivos (otro error), en la salida de balón fallamos en innumerables ocasiones (ayer 2 mano a mano) porque NO tenemos jugadores capacitados para esto (otro error), la transición ataque-defensa es mala (otro error), el ríval también juega y su idea es marcar gol… la suma de todos, todo ello más otras muchas variables hacen que el equipo sea frágil defensivamente.

¿Cual es la solución?, mejorar en todos esos conceptos y que, como ayer, el portero nos ayude en situaciones que son propicias para encajar gol.

Por otro lado, fase ofensiva. ¿Estamos igual que hace unos meses? Sí y No. Sí porque querermos jugar igual, buscamos espacios detrás de la defensa y atacamos con muchos jugadores. Pero llevamos meses de competición y esto hace que los equipos rivales nos conozcan. ¿Cual es nuestra virtud? ¿Jugar a la espalda de la defensa? Pues el equipo rival deja menos espacio muerto detrás de la linea defensiva.

¿Cual es nuestro error? Atacar con los dos laterales, pues el equipo rival espera al fallo y sale rápidamente en transición aprovechando esta situación.

Todo ello se resume en algo muy sencillo, fútbol es fútbol. Cada detalle cuenta, cada ocasión perdida o marcada cambia el partido y cada resultado hace que el equipo sea más o menos competitivo. Si el domingo, en cualquier mano a mano el Sporting acierta, hoy estaríamos leyendo que Luis C. se la juega contra el Oviedo. Esto no ocurrió y ahora solo pensamos en el buen punto conseguido y nos olvidamos de las cosas que se hicieron bien y mal.

Debemos de ser mas objetivos y no valorar exclusivamente el resultado.

Luis M. Fernández

Núm. precolegiado 848 CAFD

Técnico Deportivo Nivel III UEFA-PRO

Director/Profesor Metodológico Escuelas CENTED

@luisdepucela (twitter)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s