El campeón le vence al campeón

El VRAC vence al Chami por 14 a 16 en el primer derbi de la temporada.

El partido más esperado, el duelo entre los dos mejores equipos de la década. El choque entre los dos conjuntos que han dominado casi todos los títulos nacionales de los últimos tiempos. El derbi de Valladolid. Salvador contra Quesos. Para un aficionado al fútbol y que nunca haya visto rugby, hay que decirle que el deporte oval no es como el esférico, aquí un derbi, aparte de tensión, va a traer espectáculo y buen juego. Lo vivido en Pepe Rojo da una muestra de ello, y lo mejor de todo es, que se va a repetir varias veces durante la temporada. Otra vez en Pepe Rojo en la vuelta de la Liga Heineken. Y, seguramente, en la Copa del Rey y el Playoff por el título de la liga.

Esta vez, con el Chami de local, el partido comenzó con unos colegiales que salieron con una presión muy alta, sin dejar al VRAC practicar su juego habitual. Los colegiales movían el balón muy rápido, con un juego casi de baile, avanzaban metros y utilizaban a todos los jugadores sobre el césped para hacer daño a la defensa visitante. El Salvador estaba siendo muy superior ante un Quesos que se defendía como podía. Tras la lesión de Gabi en el minuto 6, el Silverstorm dio un paso atrás, pero siguió dominando el oval. El VRAC apenas podía superar el centro del campo. Tras un “maul” de mucha lucha, Gonzalo Núñez lograba el primer ensayo del partido. Era el minuto 20 cuando Hansie ponía su clase con el pie para pasarla por palos y subir el 7-0.

El VRAC lo intentó todo en los siguientes minutos para intentar igualar. La defensa chamiza era una roca comandada por Mamea y Wozniak, que no dejaban avanzar ni un centímetro a los queseros. Un lejano golpe de castigo para los visitantes lo transformaba el de siempre, Griffiths, para acercar al Valladolid Rugby en el marcador. 7-3. El Silverstorm no cambió ni un ápice su juego y siguió con el ataque total que había llevado hasta ese momento. Y, diez minutos antes del descanso, un jugadón de Christian Rust (que no había aparecido mucho durante la temporada), agarrado y perseguido por el flanco derecho, lograba el segundo ensayo de la mañana. Graaff no fallaba y el marcador reflejaba la superioridad local con el 14-3. El Quesos metió una marcha más al juego pero no encontró el premio de más puntos antes del descanso. La mejoría quesera prometía una segunda mitad de infarto.

Y así fue. El VRAC salió como lo habían hecho sus rivales en el primer tiempo, demostrando el coraje que siempre a caracterizado a los de Diego Merino. Con un Horn que también había abandonado por lesión, Alvar Gimeno, le daba frescura en esta segunda mitad y muy poco tardó en posar el oval bajo palos. Era el minuto 47 cuando el joven internacional se marchaba de tres rivales para lograr el primer ensayo quesero. Con una posición muy cómoda, el de siempre transformaba para igualar el encuentro a 14-10. El partido se ponía al rojo vivo con un Pepe Rojo hasta la bandera. Cuando peor lo estaba pasando el Chami, una situación de indisciplina, le dio la oportunidad a los visitantes para lograr una transformación. Gareth Griffiths acertaba y dejaba la diferencia en 14-13 con 25 minutos por delante.

El partido entró en una nueva fase, una en donde los dos equipos dieron un paso atrás. El miedo a perder era mayor a las ganas de ganar. Interrupciones constantes hicieron un juego mucho más bronco. Los ataques eran bien repelidos por las defensas, que evitaban caer en indisciplinas. Ambos conjuntos eran conscientes de que cualquier tipo de puntuación nueva, podía ser definitiva para el resultado final. Con Chami y VRAC en modo “cauto”, los minutos iban pasando sin oportunidades hasta Hansie Graaff tuvo un golpe de castigo de esos que no suele fallar para volver a dejar en 4 puntos de diferencia a los colegiales, pero esta vez, el oval salió desviado ante un “ooooohhhhh” de los aficionados. El encuentro entró en los minutos finales y pudimos ver una de las jugadas del año. Tomás Carrió, uno de los mejores del VRAC esta temporada (sino el mejor), desde más lejos de la 22, realizó un “drop” (puntapié a botepronto) perfecto. Traía la locura a los espectadores queseros y la decepción en los chamizos. Con dos minutos más el descuento por delante, el Salvador se lanzó a por todas y, con el tiempo cumplido, llegó el golpe de castigo para los colegiales.

Silencio sepulcral, de esos que dan el toque de épica en el rugby. Hansie Graaff coge su carrerilla característica y dispara. El oval vuela hacia palos… pero sale desviado por muy poco. Gareth Griffiths le ganaba el duelo de pateadores al pretoriano (se enfrentaban los dos mejores de la liga, sin desmerecer a Linklater) y el VRAC se llevaba un partidazo que los deja líderes con 2 puntos de ventaja ante el Salvador (que ha logrado el bonus defensivo).

MVP: Tomás Carrió. Un espectáculo su segunda parte. Entre él y Gimeno superaron al Chami en los segundos 40 minutos. Su drop, legendario, perdurará mucho tiempo en las retinas.

Anotaciones: 7-0 (min. 20) Ensayo de Gonzalo Núñez que transforma Hansie Graaff. 7-3 (min. 27) Golpe de castigo de Gareth Griffiths. 14-3 (min. 30) Ensayo de Christian Rust que transforma Hansie Graaff. 14-10 (min. 47) Ensayo de Álvar Gimeno que transforma Gareth Griffiths. 14-13 (min. 55) Golpe de castigo de Gareth Griffiths. 14-16 (min. 78) Drop de Tomás Carrió.

*Fotografía destacada: JL Useros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s