El CBC Valladolid vence, convence y sufre en Pisuerga

El Carramimbre venció por 91 a 86 al Oviedo.

El Club Baloncesto Ciudad de Valladolid se llevó el triunfo ante uno de los mejores equipos de la categoría, el Unión Financiera Oviedo, y lo hizo de forma mucho más ajustada de lo esperado viendo cómo se desarrolló el partido y la ventaja con la que se llegó al descanso. Un choque que viene a repetir la máxima de que se trata de la categoría más igualada del basket español. Hay conjuntos mejores y peores, pero cualquiera puede ganar a cualquiera. Buena muestra de ello es lo que le está costando sacar sus partidos adelante al, quizás, mejor equipo de LEB Oro, el Chocolates Trapa Palencia.

Lo vivido el viernes en Pisuerga es algo que los aficionados vallisoletanos llevaban mucho tiempo esperando, la primera victoria en el baloncesto profesional del equipo que surgió de las cenizas del mítico “Fórum”. Y fue, además, un auténtico partidazo.

Ya desde el salto inicial se pudo ver a un Carramimbre que salió a morder. Dirigidos, nuevamente, por un brillante Chatman. La defensa ayudaba a que el marcador se fuera ampliando. Sergio de la Fuente ejecutaba lo que Jito Kok lograba frenar. Se vieron momentos de baloncesto ACB; movimientos perfectamente sincronizados, buen juego interior (al fin) y acierto desde el perímetro, gracias a lanzamientos muy bien buscados. El CBC parecía un auténtico rodillo y no dejaba ninguna opción de remontada a los asturianos. El primer cuarto se cerraba con un claro 26-18 para los locales. Resultado que recordaba al del primer partido en Pisuerga frente al Sammic; aunque esta vez, el desenlace sería diferente.

Si hace dos semanas, el Valladolid tiraría el segundo cuarto y le concedería una ventaja insalvable al conjunto vasco; los de Paco García han aprendido la lección y han saltado en estos segundos diez minutos, a comerse a los de Ovideo. Sergio de la Fuente, demostrando la clase que lo acompaña, comenzó su espectáculo. Anotaba posesión tras posesión, todos los balones pasaban por Chatman y terminaban en el canterano. 9 puntos en minuto y medio consecutivos dieron muestra de ello. Las ardillas siguieron muy activas en defensa. El Unión Financiera no encontraba ningún hueco en una zona que tenía dueños (Max y Jito) y sólo lograba lanzar desde posiciones lejanas, y siempre con un hombre delante. El éxtasis entre la afición era palpable y los robos de balón constantes de los locales no hacían más que alentar, cada vez más, a un público completamente entregado. Al descanso se llegaba con una ventaja que debería ser definitiva, 54-31 (+23), resultado que había sido maquillado por los visitantes en el medio minuto final con un parcial de 0-5.

Tras el paso por vestuarios, los peores temores se hicieron realidad; la relajación se hizo palpable en los de Paco García, que se desgañitaba desde el banquillo con cada error de los suyos. Pérdidas de balón impropias y lanzamientos fáciles y casi sin oposición desde la línea de tres puntos para los visitantes, dejaron la ventaja en +8 con un horroroso 4-19 de parcial. Un tiempo muerto del míster frenó el caos que se estaba produciendo en el pabellón. Nuevos marcajes y posesiones largas, dieron lugar a unos minutos en los que a los dos equipos les costaba un mundo anotar. al finalizar el tercer cuarto, el Pucela aún mantenía una cómoda ventaja de 15 puntos de diferencia (70-55).

El Unión Financiera Oviedo se jugó el todo por el todo en el último cuarto. Intentó una remontada que estuvo apunto de lograr. Con Óliver Arteaga que se hizo el dueño de la zona, el peligro llegaba cada vez que el balón pasaba por sus manos; bien para anotar él o bien para abrir el esférico al perímetro. El Oviedo se iba acercando en el marcador. Alvarado, que no había aparecido casi en toda la temporada, jugó sus mejores minutos en este último cuarto, y fue uno de los artífices de una victoria que se fue complicando hasta el punto de llegar a falta de 22 segundos a un igualado 89-86. El Carramimbre había tirado una ventaja de 28 puntos y los asturianos llegaban lanzados para remontar. Chatman, peleado con los lanzamientos de tiros libres toda la temporada, anotaba dos para enfriar a los visitantes. El partido finalizaba en 91-86 y el Carramimbre se llevaba una victoria en la que fue mejor durante casi todo el partido y que sufrió para llevarse.

Un encuentro en el que anotaron todos los jugadores del Valladolid y que deja la tercera victoria en cinco encuentros. El sexto, este miércoles día 1 en el partido aplazado frente a los invictos gallegos del Breogán.

MVP: Sergio de la Fuente. Compartió liderato con Chatman y le puso el pundonor necesario para dejar una ventaja de +28 que parecía definitiva. Con el base y el canterano a estos niveles, el CBC Valladolid logrará el objetivo de la permanencia sin dificultad.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s