¿Qué fue de… Haris Medunjanin?

Uno de los Pucelas más “random” de la historia fue el de la temporada del descenso 09/10, aquel equipo que tenía jugadores como Manucho, Pelé, Diego Costa, Nivaldo, Justo Villar, Nauzet Alemán, del Horno, Yuri Berchiche, Barragán, Raúl Navas, Bueno, Canobbio, Fabricio o Borja Fernández (da igual cuando leas esto) y que pasaron por el banquillo Mendilibar, Onésimo y Javier Clemente. Aunque, el jugador al que nos referiremos en el artículo es el de la zurda de oro, Haris Medunjanin.

Nacido en Sarajevo (Bosnia) en 1985, tuvo que marcharse desde muy pequeño a Holanda debido a la guerra en los balcanes, lo cual le sirvió para obtener la doble nacionalidad. Allí comenzó a jugar al fútbol y empezó a destacar con un juego muy técnico y una potente y precisa pierna izquierda.

No tardó en llamar la atención de uno de los equipo potentes, el AZ Alkmaar, que lo incorporó a sus categorías inferiores. Debutó en la “Eredivise” (primera división holandesa) en 2005 con el primer equipo. Sin embargo, su escaso carácter competitivo lo alejaron de la titularidad en las 3 temporadas que perteneció al equipo rojiblanco. Debutó con las categorías sub- de Holanda y fue subiendo peldaños rápidamente, aunque no llegó a debutar en la absoluta debido a la gran cantidad de centrocampistas atacantes con la que contaba la selección holandesa.

El AZ decidió cederlo a un conjunto inferior en donde su calidad se notara. La temporada 2006/2007 la jugó con el humilde “Sparta de Rotterdam“, equipo ascensor. Disfrutó de la titularidad que no había gozado en el AZ, dirigiendo las operaciones, siendo el jugador más determinante y logrando 7 goles (golazos). En la 07/08 retornó al Alkmaar con intención de quedarse, pero, tras volver por sus fueros de talento sin entrenamiento, se quedó en el banquillo casi toda la temporada.

En la 2008/2009, sin opciones en la absoluta de holanda, se decantó por jugar con la selección de Bosnia-Herzegovina y dejó los Países Bajos para cambiar de aires. Recaló en el proyecto de presión, toque y salir rápido de Mendilibar en Valladolid que tan buenos resultados dio en el ascenso y posterior temporada en primera división. Pronto se detectó el gran problema que arrastraba Haris, unas cualiadades técnicas fuera de serie, al nivel de los grandes equipos de Europa pero un trabajo táctico y físico muy escaso junto a una activa vida nocturna. Saliendo como revulsivo en 9 ocasiones y siendo 7 veces titular, Medunjanin logró solamente dos goles, la sentencia frente al Almería en el minuto 90 de la cuarta jornada y otro golazo en la Copa del Rey frente al Hércules que supuso al empate a 2.

En el verano de 2009, el bosnio quería marcharse del Valladolid, pero la promesa del cambio de estilo a un juego más técnico y de toque convenció al jugador para quedarse. Ese equipo “random” del que hablábamos a principio del artículo. Especialista en golazos postrimeros, Medunjanin logró ganar y empatar partidos en los últimos minutos. Un jugador que rendía más saliendo desde el banquillo, ya que su físico no le daban más de 50-60 minutos por partido. Llegó Clemente para intentar logar un imposible que casi se consiguió, ya sin Haris, apartado del equipo junto a otros por sus salidas nocturnas y su apatía en los entrenamientos.

Sin opciones de jugar al máximo nivel en Europa, Medunjanin dejó el Real Valladolid tras el descenso y buscó minutos en una liga menos competitiva, la israelí. En el “Maccabi de Tel Aviv” se vio la mejor versión del bosnio-holandés, un juego mucho más lento en el que su técnica y talento destacaban por encima de su equipo y los rivales, jugando casi 50 partidos en dos temporadas y logrando 9 goles, y, como es habitual en el futbolista, golazos en los últimos minutos.

Con la vista puesta en Brasil 2014 y con opciones reales de que Bosnia-Herzegovina pudiera clasificarse para jugar el Mundial, Medunjanin quiso volver a Europa y recaló en una de las ligas emergentes, la Superliga turca, más concretamente, en el Gaziantesport, equipo que había jugado competición europea en los años anteriores. en estas dos temporadas 2012-2014 se vio al mejor Haris Medunjanin hasta el momento; retrocediendo unos metros su posición y haciéndose clave en la creación de juego. Jugó casi 70 partidos en esas dos temporadas y llegó a ser capitán del equipo. A su vez, sostuvo a la selección Bosnia en la fase de clasificación siendo el máximo asistente y consiguiendo quedar en primera posición (clasificación directa para el Mundial).

Mundial 2014 en Brasil. Primera vez que la selección lograba llegar a la fase final de un Mundial. Encuadrada en un grupo con la potente Argentina de Messi, Higuaín o Agüero, Nigeria e Irán, contaba con serias opciones de llegar a los octavos de final del torneo. En el primer partido estuvo apunto de lograr un empate frente a la albiceleste, con dominio en el juego, sólo la mala suerte y el árbitro evitaron que doblegara a Argentina. El partido clave, frente a Nigeria, en el que tuvo el dominio todo el partido, lo perdió y quedó eliminada del Mundial tras dos partidos. El tercero y último lo ganó con claridad frente a Irán.

Tras el nivel mostrado por Haris en estas dos últimas temporadas, volvió a España, ya con vitola de gran futbolista, a un recién ascendido como el Deportivo de la Coruña. Con su posición más retrasada de los últimos años, Haris brilló, por fin, en territorio español, jugando 26 partidos y logrando dos golazos, en las duras derrotas frente a Madrid y Sevilla. La siguiente temporada, una lesión lastró su año. Tras su recuperación, su falta de compromiso le llevó a disputar dos partidos y a ser traspasado en el mercado invernal.

Ya con 30 años Haris firmó de nuevo por el Maccabi de Tel Aviv israelí, para ayudar al equipo a lograr la clasificación para la fase previa de las competiciones europeas con 14 partidos y dos goles. Sin embargo y, pasado de peso, Medunjanin decidió marcharse a Estados Unidos en el mercado invernal de la temporada 2016/2017.

En una liga como la norteamericana en donde varios futbolistas marchan a terminar su carrera (por su juego más lento), Haris ha vuelto a tener una segunda juventud, con la temporada a la mitad, lleva 12 partidos jugados y es el dueño de la medular de los “Philadelphia Union“, aunque no se trata de un equipo de los que van a luchar por ganar la MLS, el bosnio de la zurda de oro ha encontrado un acomodo que no consiguió al 100% en ningún momento de su carrera.

Haris Medunjanin fue aquel futbolista que, de haber querido, podría haber jugado donde le diera la gana, y que, en Valladolid, lo recordaremos por sus golazos frente a Depor, Espanyol, Sporting y Osasuna, entre otros y son pocos los aficionados que no tengan una foto con él en las noches de la capital de Pisuerga. También lo recordará Carlos Suárez, gracias a su venta al Maccabi de Tel Aviv (2 millones de Euros), sirvió para pagar la acuciante deuda que tenía el Pucela en ese verano de 2010 tras las fichas millonarias que había mantenido la temporada anterior a hombres como Manucho, Bueno, Nivaldo o Pelé.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s